Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Octubre 2021

L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Cerrar
PSE GIPUZKOA

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Noticias

compartir  compartir

Para el PSE-EE de Gipuzkoa, la propuesta de Podemos sobre acceso a la vivienda "no plantea soluciones" y provocaría un "conflicto competencial"

Para el juntero socialista, Alberto Albistegui, la propuesta de Elkarrekin Podemos sobre el aprovechamiento social de la vivienda deshabitada, de propiedad pública, de grandes tenedores, bancos y fondos de inversión en Gipuzkoa carece de fundamento porque se basa en una situación que no es real. Ofrece una receta, por igual, para todo Euskadi, demostrando que su iniciativa está desenfocada. “La problemática de la vivienda deshabitada no tiene por qué tener el mismo tratamiento en todos los municipios” porque no está tan tensionada en todos y la necesidad de vivienda no es homogénea. “Hay zonas menos pobladas en las que puede haber viviendas deshabitadas y una escasa o nula demanda de vivienda y, por lo tanto, no sería necesario intervenir de urgencia en primera instancia” como propone Elkarrekin Podemos, mediante una iniciativa que “no plantea soluciones” y, de llevarse adelante, provocaría “un conflicto competencial”. Así que ha votado en contra de la propuesta de Podemos y de la Enmienda a la totalidad de EHBildu.

“El 40% de la demanda general de vivienda de alquiler se agrupa en torno a las tres capitales vascas y en un 28% de los casos, en los municipios de Euskadi comprendidos entre 20.000 y 100.000 habitantes”, ha dicho Albistegui, esta mañana, en el Pleno de las Juntas Generales de Gipuzkoa, tras asegurar que la “mayor” demanda de vivienda, ya sea protegida o libre, se registra tan solo en una veintena, en concretamente 19 de los 250 municipios existentes en Euskadi.

Por eso, está convencido de que para “ciertos” colectivos sociales como los más jóvenes, migrantes y personas con niveles de ingresos medios y bajos, para quienes el mercado de compra resulta “inaccesible y más aún el de vivienda libre”, para solucionar esta falta de vivienda no nos podemos basar en recetas milagrosas o, incluso, golpes de efecto. A su juicio, “hay que establecer preferencias y centrarse inicialmente, con rotundidad, en los ámbitos urbanos tensionados para actuar después, de manera progresiva y coordinada, sobre otros ámbitos”.

Para ello, entiende además que es al conjunto de los ayuntamientos, dentro de la esfera de la autonomía local, a quienes corresponde adoptar las medidas establecidas en el Decreto de Vivienda Deshabitada que acaba de aprobarse en el Parlamento Vasco y que sigue “fielmente el espíritu y la letra que marca la Ley de vivienda”, de las más avanzadas de Europa y que da a Euskadi una cobertura legal y social que no tiene parangón en el resto de España. Esta Ley y este Decreto reservan un papel “protagonista” a los ayuntamientos en el desarrollo de las medidas contempladas “y tiene sentido que así sea” porque es el “principal conocedor de la realidad municipal.

 

“El Decreto conjuga tanto medidas de fomento del alquiler como otras destinadas a penalizar el mantenimiento de viviendas desocupadas de forma injustificada, con el pago de un canon anual e, incluso, el alquiler forzoso y la expropiación, en casos extremos y en áreas de acreditada demanda y necesidad de vivienda”, con el objetivo de garantizar el acceso a un alquiler a las personas más necesitadas.

Por último, también ha mostrado su malestar porque en la propuesta de Elkarrekin Podemos pide a las Juntas Generales que insten a los ayuntamientos y eso “va en contra de la autonomía municipal”. “Los ayuntamientos son instituciones mayores de edad que no precisan de la tutela foral”, ha dicho para concluir.