Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Septiembre 2021

L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30
Cerrar
PSE GIPUZKOA

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Noticias

compartir  compartir

La gran mayoría de arrendatarios de las viviendas de VPO de Zapategi han llegado a acuerdos para continuar en el edificio, dice el PSE-EE

La portavoz del grupo juntero “Socialistas Vascos-Euskal Sozialistak” de las Juntas Generales de Gipuzkoa, Susana García Chueca, ha negado que vecinos que viven en régimen de alquiler en las viviendas de VPO de la Calle Zapategi de Lasarte-Oria vayan a ser desahuciados. La arrendadora, PBP (Gestión de Arrendamientos y Alquileres, S.L.), que es una empresa privada y local ha manifestado públicamente que no existe ningún desahucio y que, además, no se van a vender y se van a mantener el 100% de los alquileres”.

Asimismo, ha explicado que “la gran mayoría de las personas arrendatarias han llegado a acuerdos para continuar en sus viviendas”. Y, no le cabe ninguna duda de que “a buen seguro” se van a alcanzar soluciones “factibles” para todos, salvo que “a Stop Desahucio le interese dificultar en vez de solucionar”.

 

 

Esta es una promoción privada, pero hace 20 años el departamento de vivienda del Gobierno Vasco dio una subvención para que el régimen de uso de este edificio no fuese la venta, sino el alquiler. Y aunque no le compete ya que es un edificio “100% privado” donde el Gobierno Vasco “no tiene margen de decisión”; sin embargo, el Ejecutivo de Vitoria hace tiempo se interesó y mantuvo contacto con la empresa ya que el régimen legal de calificación de VPO de este edificio expira en agosto de 2021, así que podía vender este inmueble. El departamento de Vivienda del Gobierno Vasco se quiso adelantar y conocer de primera mano el futuro del inmueble, fundamentalmente, porque quería asegurar el bienestar de las familias arrendatarias con menos ingresos para que pudieran seguir viviendo en ese edificio, en régimen de alquiler, sin verse “perjudicadas”. La empresa arrendadora aseguró al Departamento y a la Delegación de Vivienda su “inequívoca voluntad de posibilitar la continuidad de todos los contratos”.

Por otra parte, paralelamente, dicho Departamento abrió todas las vías de comunicación con los vecinos y se puso en contacto con quien se constituye en “representante” de los mismos, en “distintas” ocasiones. En estas comunicaciones, “por videoconferencia, por teléfono y por mail”, explicó “con detalle” a los vecinos cuáles son los “pormenores” de estas viviendas y las gestiones que estaba realizando el Gobierno Vasco.

Ante esta situación, en la Comisión de Política Social que tendrá lugar este mediodía en las Juntas Generales de Gipuzkoa, el grupo juntero del PSE-EE de Gipuzkoa votará en contra de la petición de EHBildu y Elkarrekin Podemos que solicita que el delegado de vivienda del Gobierno Vasco en Gipuzkoa se reúna con Stop Desahucios y los vecinos de las viviendas de VPO de Zapategi.

Para García Chueca, no hay caso y no tiene sentido que el Delegado Territorial de vivienda se reúna con Stop Desahucio y con vecinos de Zapategi porque la comunicación se ha mantenido desde el principio y desde las más altas instancias. Pero, además, ha afeado a la asociación Stop Desahucio por silenciar que tanto este delegado como el director de planificación y procesos operativos de vivienda del Gobierno Vasco sí se han reunido de modo “online” en relación a estas viviendas, y previamente, con el propio delegado y una jefa de servicio para conocer en detalle el régimen jurídico de las mismas.

También, ha querido destacar la forma de gestionar que tiene la empresa PBP que, a lo largo de los últimos 20 años lo ha hecho bajo la premisa de “cero desahucios”, incluso en los años duros de la crisis económica del 2008, cuando los desalojos de viviendas estaban a la orden del día y era un problema que estaba en la agenda política y mediática.

Por último, la dirigente socialista entiende que la labor del tejido asociativo es parte del “necesario control y presión a los gobiernos en defensa de los intereses ciudadanos”. No obstante, se ha preguntado si la asociación no debería acompañar y ayudar a un gobierno cuando hace “sus deberes” para conseguir unos fines “comunes” en vez de “enredar, con el riesgo que esto puede suponer y sin necesidad alguna, además”.