Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Abril 2021

L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30
Cerrar
PSE GIPUZKOA

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Noticias

compartir  compartir

Para el PSE-EE, los presupuestos forales dan respuesta a la crisis causada por la pandemia , fortaleciendo y blindando nuestro `Modelo Gipuzkoa¨ social y de bienestar

JULIO ASTUDILLO: “Estos presupuestos contienen valores como la solidaridad, el progreso social, la equidad en el gasto público, la justicia y la igualdad. Detrás de cara euro presupuestado, hay valores”

El portavoz del grupo juntero socialista en la Comisión de Hacienda de las Juntas Generales de Gipuzkoa, Julio Astudillo, ha dicho, en el Pleno extraordinario celebrado, hoy para debatir sobre 137 enmiendas parciales y aprobar definitivamente el dictamen del proyecto de presupuestos generales de Gipuzkoa 2021 que estas cuentas públicas “dan respuesta a la crisis provocada por la pandemia, fortaleciendo y blindando nuestro modelo social y de bienestar”. “Detrás de cada euro presupuestado, hay valores”.

“Estos presupuestos deben convertirse en el motor de la reconstrucción social y económica de Gipuzkoa tras un 2020 muy difícil, en el que la Covid-19 nos ha puesto a prueba a todos: a quienes tienen la responsabilidad de gobernar, por la confianza que les otorgaron estas Juntas Generales, pero también a quienes son oposición en Gipuzkoa”, ha dicho en su intervención.

Astudillo ha dicho que estos presupuestos dan respuesta a los problemas reales de Gipuzkoa, en estos tiempos de pandemia porque “pisan tierra”, con unos recursos que son “limitados”, pero que actúan para “dar una solución a la situación actual, a los problemas reales”. Sin embargo, en el pleno del pasado 5 de marzo, con el debate de las dos enmiendas a la totalidad presentadas por EHBildu y Elkarrekin Podemos quedó patente que dichas enmiendas eran “una fantasía presupuestaria, basada en unos ingresos irreales, en una pompa de jabón que se desvanece. Sobre la base de unos ingresos irreales se construyen una serie de partidas que no responden a una visión global de los problemas de Gipuzkoa”.

 

 

 

 

Ha recogido las palabras de la portavoz socialista en las JJGG de Gipuzkoa, Susana García Chueca, que en el Pleno del pasado viernes, 5 de marzo, en el que se debatieron las dos enmiendas a la totalidad presentadas por EHBildu y Elkarrekin Podemos, afirmó que estas cuentas que hoy se aprueban son “garantía de futuro en clave social: unas cuentas que profundizan en el `modelo Gipuzkoa´, unas cuentas para seguir construyendo “una Gipuzkoa más cohesionada, más fuerte, más solidaria y más equilibrada social y económicamente”.

Este presupuesto, -ha explicado-, se basa en tres ejes: primero, la apuesta por la recuperación económica, reforzando el tejido empresarial y favoreciendo la creación de empleo de calidad; segundo, fortalecer nuestro modelo de bienestar y cohesión social y tercero, abordar proyectos estratégicos de Gipuzkoa, alineados con la Unión Europea, para modernización y el progreso de Gipuzkoa: Mubil, Cambio Climático, Ziur, Adinberri, etc.

En cifras, este presupuesto crece un 7,40%, ascendiendo a la cantidad de más de 982 millones de euros, casi un 68 millones más que los del año pasado. La dotación del Fondo Foral de Financiación Municipal, un recurso de los ayuntamientos guipuzcoanos, se fija en casi 498 millones de euros para que lo destinen a financiar cualquier gasto. Aparte de este Fondo, los municipios percibirán la cantidad de más de dos millones de euros con cargo al Fondo de desarrollo de la cartera de servicios y prestaciones sociales. Además, estos presupuestos contemplan subvenciones a los entes locales guipuzcoanos por una cuantía de 40,41 millones de euros.

A nivel financiero, gracias al acuerdo alcanzado en la Comisión Mixta del Concierto Económico Gipuzkoa contará con capacidad de déficit y, a instancias de los alcaldes socialistas, los ayuntamientos tienen una capacidad de endeudamiento global de 80 millones de euros.

Asimismo, el presupuesto del departamento de Políticas Sociales supera los 400 millones de euros, alcanzado casi los 421 millones. A esto hay que sumar el programa Elkarrekin, Adinberri y los programas de Cooperación del departamento de Cultura de Harkaitz Millán. “El total hace 600 euros por persona, cifra muy importante. Una apuesta para hacer efectivo y real el principio de solidaridad”.

Aparte de la Política Social, hay que subrayar que el Departamento de Promoción Económica crece un 32,6 millones, hasta los 115,6 millones de euros. También se incrementa la partida que garantiza “un derecho fundamental de nueva generación” como es el derecho a la movilidad, blindando el transporte público de Gipuzkoa. Se incrementa el presupuesto el 22,7% respecto al inicial de 2020.

Además, una vez “conseguido solucionar la gestión de los residuos” gracias al diputado de Medio Ambiente y Obras Hidráulicas, José Ignacio Asensio, y su equipo, la lucha general contra el cambio climático se ha convertido en el “verdadero buque-insignia” de esa área foral. “La lucha contra el cambio climático no es una cosa sólo de París, el algo que nos implica a todos los poderes públicos. En Gipuzkoa le estamos plantando cara al cambio climático”.

También, estos presupuestos apuestan por la regeneración de Pasaialdea y en materia cultural, destaca los 5,2 millones de euros, dos millones más que en 2020, dedicadas a subvenciones dirigidas a operadores culturales, es decir, creadores, asociaciones, instituciones y empresas. “La cultura es el motor de cambio y transformación hacia esa Gipuzkoa del futuro que nos proponemos construir; la cultura como derecho ciudadano; como instrumento que nos hace mejores, impulsa el desarrollo personal y colectivo y crea riqueza”.

Para Astudillo, estas cuentas públicas, en estos tiempos tan difíciles, son un instrumento “eficaz” a favor de la redistribución de la riqueza, la protección social y el desarrollo económico. Pero, además, a su juicio, afianzan la “estabilidad política e institucional de Gipuzkoa” gracias al acuerdo entre PSE-EE y PNV para gobernar la Diputación de Gipuzkoa, también “dan seguridad” a nuestro tejido económico y productivo y son la herramienta necesaria para la creación de empleo de calidad ya que aportan confianza a todo el tejido social y empresarial. “La estabilidad política e institucional, con la confianza que genera, es un factor clave para la recuperación, ha atestiguado.

El dirigente socialista ha insistido en que el “eje vertebrador” de estos presupuestos para 2021 se encuentra en el Programa de Gobierno acordado entre el PSE-EE y el PNV, que se concreta en el Plan Estratégico de Gestión, que fue debatido en las Juntas Generales. Los acuerdos para gobernar Gipuzkoa, el de 2015 y el de 2019, entre el Partido Socialista y los jeltzales, han supuesto un “ejercicio de responsabilidad” con el conjunto de la sociedad guipuzcoana, además de un “ejercicio de seriedad y madurez política”.

Esto demuestra que PSE-EE y PNV sabe “trabajar en coalición por Gipuzkoa” y lo hace “sin estridencias, sin titulares de prensa, sin constantes tuits, sin necesidad de afirmar públicamente cada día nuestras distintas sensibilidades políticas, ni de marcar territorios, pero sabiendo mantener cada cual sus señas de identidad”. Lo que une a estos dos partidos de tradiciones políticas tan diferentes es el compromiso “común y compartido” con este Territorio y “a eso, y a nada más que eso se dedica el Gobierno foral”.