Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Mayo 2022

L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31
Cerrar
PSE GIPUZKOA

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Noticias

compartir  compartir

PSE-EE de Gipuzkoa lamenta que las JJGG no haya sido capaces de alcanzar la unidad en un texto de condena contra la invasión de Ucrania

Foto 1
Arritzu Marañón

El grupo juntero “Socialistas Vascos-Euskal Sozialistak” de las Juntas Generales de Gipuzkoa ha lamentado que en las Juntas Generales de Gipuzkoa no se haya logrado una unidad frente a la agresión “ilegal, injusta e injustificada de Rusia a Ucrania” y que supone un ataque a los valores europeos: “la paz, la igualdad soberana de los estados, el respeto a la integridad territorial y la abolición de la guerra como forma de resolver conflictos.

En su intervención, en el Pleno del Parlamento de Gipuzkoa, el PSE-EE ha votado junto a los partidos de la oposición una enmienda a la totalidad a la propuesta de resolución presentada, en solitario, por el PNV. La portavoz en la Comisión de Cultura, Cooperación, Juventud y Deportes de las Juntas Generales de Gipuzkoa, la socialista Arritxu Marañón, ha dicho que ante una guerra y la gravedad de sus consecuencias hay que “buscar la unidad y ejercerla” y ha reivindicado la importancia de un respaldo de toda la cámara guipuzcoana para mandar un mensaje claro a Putin, como ya lo hizo el Congreso tras el impulso por parte del grupo socialista de una proposición no de ley que, salvo la CUP, suscitó el apoyo de todos los partidos representados en la Cámara, incluido Vox, que es una formación que en algunos parlamentos autonómicos se está desmarcando de respaldar declaraciones en favor de los refugiados ucranianos.

La proposición no de ley del Congreso recoge 8 puntos que, además de condenar la invasión de Ucrania, tildan la acción de Putin de `grave violación del derecho internacional´ y una agresión militar `injustificada´. También manifiesta su solidaridad con el pueblo ucraniano. Por eso, el grupo juntero socialista no entiende que la manifestación de unidad lograda en el Congreso, también con la suma del PNV, no haya sido posible hoy en las Juntas Generales de Gipuzkoa, a pesar de las distintas peticiones de los diferentes grupos a que los jeltzales se unieran a un texto común, abierto a la negociación, porque entendíamos que era interesante trabajarla entre todos los grupos, buscando el máximo consenso.  

Marañón ha dicho que “desde el pasado 24 de febrero, estamos viviendo la peor de las realidades que pudiéramos vivir y que jamás pensamos que íbamos a ver en Europa. Con la violación de los principios más básicos de humanidad, en tierra europea provocando semejantes matanzas y bombardeos contra la población civil, atrocidades como la que estamos viendo estos días en Mariopol o en Bucha” y, por eso, ha insistido en la necesidad de mandar un mensaje de unidad mediante un texto que se hubiera podido leer en el Pleno de las Juntas Generales de Gipuzkoa de forma conjunta con la gran carga de simbolismo que podía haber logrado. Sin embargo, no ha sido posible.

En su intervención, Marañón se ha referido al discurso de ayer del Presidente de Ucrania, Volodimir Zelenzki, que comparó en una videoconferencia ante el Congreso de los Diputados la situación en su país con el bombardeo “atroz” a la localidad vizcaína de Gernika en 1937 durante la Guerra Civil, “nos toca el corazón” porque los vascos “hemos sido testigos directos de las atrocidades y crímenes cometidos que nos indignan y nos repulsan”. Por eso, ha pedido que “caiga sobre los responsables todo el peso de la ley” ante las crueldades que se están dando en territorio ucraniano.

Por último, ha insistido en que los socialistas guipuzcoanos condenan “sin paliativos” la guerra iniciada por el régimen “tiránico” de Putin que no sólo pretende combatir la existencia “libre y soberana de Ucrania, sino que busca además atacar los valores europeos que desde la II Guerra Mundial nos hemos dado para crear en Europa un “espacio de paz, libertad y prosperidad”.