Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Agosto 2022

L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31
Cerrar
PSE GIPUZKOA

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Noticias

compartir  compartir

PSE-EE de Gipuzkoa asegura que la modificación del impuesto de plusvalía dará seguridad jurídica a ayuntamientos y contribuyentes

Foto 1
Julio Astudillo, Vicepresidente segundo de las Juntas Generales de Gipuzkoa y juntero socialista

El juntero socialista, Julio Astudillo, ha puesto en valor “la rapidez” con la que el gobierno de España y la Diputación de Gipuzkoa están actuando para “dar seguridad jurídica” a contribuyentes y garantizar a los ayuntamientos que puedan seguir aplicando el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana de la forma más justa para dichos contribuyentes, tras la decisión del Tribunal Constitucional de anular el impuesto de plusvalía municipal, tras el recurso de la promotora inmobiliaria Bitarte contra la liquidación del impuesto que le giró el ayuntamiento de Irún en 2014.

Para Astudillo, este Decreto Foral-Norma se adecúa a la sentencia del Tribunal Constitucional, entre otras cuestiones, en cuanto a que el método objetivo de determinación de la base imponible no sea el único método admitido legalmente. “Esa es la clave de esta reforma”, ha dicho tras explicar que “de esta forma, los contribuyentes podrán elegir calcular el impuesto sobre el valor catastral del terreno o emplear la diferencia entre el valor de compra y de venta del inmueble”.

Asimismo, ha querido aclarar, ante la intervención del representante de EHBildu que el objeto de la reforma que hoy se votaba en las JJGG de Gipuzkoa era adecuar la norma a la sentencia del Constitucional de manera “urgente y perentoria”  y más adelante se llevará adelante una revisión de la misma. “Esta es una norma de simple adaptación para después revisar a fondo este impuesto”.

También ha respondido al portavoz de la coalición soberanista que se quejaba de que esta norma violaba la autonomía municipal, hecho que niega. “Yo no he visto a ningún ayuntamiento protestar por este impuesto, por este Decreto-Foral norma” y aunque no está en el Consejo de Finanzas vasco “ninguno de sus miembros ha hecho ninguna objeción a la regulación actual”.

Aunque las últimas sentencias del constitucional no afectan “directamente” a nuestra Norma Foral, “por la similitud de la regulación foral con la estatal”, ya que permitía que el propietario de un bien que hubiera sufrido pérdidas en su venta, y no ganancias, no tuviera que tributar por ello, ya desde 2017. Sin embargo, resultaba necesario adecuar nuestra normativa a la doctrina constitucional, ha señalado hoy el también Vicepresidente Segundo de las Juntas Generales de Gipuzkoa, en el pleno de las Juntas Generales de Gipuzkoa, en su intervención.

El Consejo de Gobierno de la Diputación de Gipuzkoa del pasado 16 de noviembre aprobó el Decreto Foral-Norma 7/2021, de 16 de noviembre sobre Impuesto de Plusvalías, una norma de urgencia, reforma armonizada con los otros dos territorios, con el que resolvía el vacío legal tras la sentencia del Constitucional declarando ilegal, y por tanto nulo, la plusvalía municipal. Tras ser aprobado hoy en las Juntas Generales de Gipuzkoa, completa la tramitación y, por lo tanto, entrará en vigor esta misma semana, una vez publicado en el Boletín Oficial de Gipuzkoa.

Tras el fallo del Constitucional, que rebatía la afirmación de que el suelo siempre se revaloriza, los ayuntamientos de Gipuzkoa tenían paralizado el cobro de la plusvalía municipal a la espera de que se aclarara la situación. Este impuesto supone una de las liquidaciones que más ingresos proporciona a los ayuntamientos. San Sebastián recauda cada año 13,5 millones del impuesto de plusvalía por este concepto, que supone el 3% del presupuesto municipal y que contribuye “al sostenimiento de los gastos públicos”. Por eso, dar respuesta a los pronunciamientos constitucionales de forma rápida era de “extraordinaria y urgente necesidad”.