Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Septiembre 2021

L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30
Cerrar
PSE GIPUZKOA

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Noticias

compartir  compartir

Odón Elorza: "Los valores y preceptos constitucionales son la clave de bóveda de la convivencia democrática y el respeto a la dignidad de las personas"

El diputado por el PSE-EE de Gipuzkoa, Odón Elorza, defendió ayer en la Comisión Constitucional del Congreso una Proposición No de Ley donde se condena las amenazas de muerte que han recibido diferentes cargos públicos, así como los discursos de odio que promueven la violencia, el racismo, la xenofobia, el desprecio y la intolerancia. También pidió a las fuerzas políticas representadas en la Cámara Baja reafirmar la defensa de los valores y preceptos constitucionales que hacen posible la convivencia democrática y el respeto a la dignidad de las personas. La iniciativa obtuvo el voto favorable de todos los grupos, salvo la abstención de PP y VOX.

 

En su intervención, se mostró preocupado ante la “exaltación de posiciones extremistas” que se están dando en los tiempos actuales que estamos sufriendo la pandemia de la Covid-19. A su juicio, habría que hacer un esfuerzo “ingente” entre todas las sensibilidades ideológicas para unidos trabajar en favor de la recuperación social y económica. Más teniendo en cuenta, que vivimos una etapa “histórica” que está actualmente “plagada de incertidumbres y reto".

Sin embargo, vemos que hay estrategias que buscan la “división y polarización” de la sociedad y, lo que es más grave, “fomentan el odio y la confrontación”, pero además “atacan el clima de convivencia que dificulta los avances de nuestra democracia”.

Para el que fuera alcalde de San Sebastián, la defensa de nuestros “principios democráticos y los valores constituciones” deben ser la clave de bóveda para hacer posible la convivencia democrática y el respeto a la dignidad de las personas.

“El discurso del odio supone un ataque al diferente, una manifestación de intolerancia incompatible con los elementos que vertebran el orden constitucional y, en definitiva, un ataque frontal al sistema de derechos y libertades propio de una sociedad democrática”.

Rechazamos el discurso y las conductas de odio porque están orientadas a fomentar la violencia, la discriminación y el desprecio a un colectivo, a un grupo político o a sus integrantes, ha dicho Elorza, quien aseguró que estas actitudes ponen “en peligro la dignidad de las personas y el derecho a vivir en igualdad, tanto material como formal”. Pero también nos enfrentamos a ello porque atenta contra la legislación propia y contra Declaraciones y Convenios Internacionales relacionados con la protección de los derechos humanos.

Asimismo, ha dicho que no podemos olvidar que en la vida institucional, las intervenciones parlamentarias, las campañas electorales y las declaraciones diarias a los medios basadas en una confrontación sistemática y destructiva del adversario, van alimentando el discurso de odio y la polarización extrema de la sociedad. 

Pero, estas prácticas, "ni son gratuitas ni pasan desapercibidas a la sociedad". Al contrario, se proyectan hacia la sociedad, degradan los valores democráticos, extienden la intolerancia y el miedo, atacan el pluralismo y la diversidad y van calando peligrosamente de manera continuada en sectores de la ciudadanía.

Hasta que un día estallen, ejemplos hay sobrados en la historia reciente, y sus consecuencias pueden ser demoledoras para el sistema de convivencia democrática; esto es, para la cohesión e integración de nuestra sociedad, ha dicho para concluir.