Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Julio 2022

L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Cerrar
PSE GIPUZKOA

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Noticias

compartir  compartir

La única posibilidad de tener un futuro para 200 niños refugiados en el Líbano es la subvención de 100.000 euros que destina Gipuzkoa para apoyo educativo y psicosocial

1 / 3
Foto 1
Foto grupo Líbano

La portavoz del grupo juntero “Socialistas Vascos-Euskal Sozialistak” en las Juntas Generales de Gipuzkoa, Susana García Chueca, y la portavoz socialista en la Comisión de Derechos Humanos, Arritxu Marañón, han dicho esta mañana que es muy importante la subvención de 100.000 euros que el departamento de Harkaitz Millán, ha destinado para apoyo educativo y psicosocial para la población infantil refugiada en el sur del Líbano.

Una delegación de las ONGs PARD y Solidaridad Internacional, junto con el director de Cooperación Internacional, Fernando San Martín, han comparecido ante la Comisión de Derechos Humanos de las Juntas Generales de Gipuzkoa para dar a conocer la situación actual del Líbano y los buenos resultados de un proyecto financiado por esta área. Inicialmente, en el año 2017, se concedió una ayuda de emergencia; pero vista la exitosa experiencia puesta en marcha durante esa primera fase, así como las crecientes necesidades de la población, especialmente, de los refugiados palestinos y sirios, se ha continuado con el proyecto.

El proyecto, que financia la Diputación de Gipuzkoa, y concretamente el departamento que dirige el Diputado Harkaitz Millán, es un centro educativo donde 200 niños y niñas refugiadas, con edades comprendidas entre los 4 y los 6 años, son escolarizados mediante este programa educativo basado en el currículo educativo libanés. El centro se sitúa a las afueras del campo de refugiados de Burj Shamali para permitir que los estudiantes, de otros asentamientos informales cercanos, puedan acceder al mismo. Además, 22 mujeres refugiadas han sido contratadas como profesoras y como personal de apoyo en las actividades formativas y de atención psicosocial.

Marañón está convencida de que para estos niños y niñas este proyecto es “la única posibilidad que tienen de un futuro, gracias a esa enseñanza integral y gratuita. Es una primera línea de salida para luego poder escolarizarse posteriormente en el sistema general de enseñanza del Líbano”. Por eso, los guipuzcoanos y sus instituciones tenemos una responsabilidad y debemos seguir apoyando este programa porque los refugiados sirios y palestinos están en una situación de extrema vulnerabilidad debido a su inexistente estatus legal, la marginación y el acceso restringido a los servicios y al empleo. “No podemos dejarlos en el camino”.

Asimismo, la juntera socialista ha querido resaltar que este programa además de dar una oportunidad a estos niños es también una iniciativa que da trabajo como profesoras a mujeres refugiadas, que “de otra manera estarían en una situación insostenible y desesperada”.

Por último, ha coincidido con el director de Cooperación Internacional, Fernando San Martín, que la guerra provocada por la invasión de Ucrania, que estamos viviendo en Europa, ha causado que el resto de conflictos hayan quedado silenciados. Sin embargo, entiende que es nuestra obligación seguir recordándolos. “Existen unas realidades que llevan mucho tiempo, Palestina y Siria, que no debemos de olvidarnos de ellas”.