Web gune honek cookieak erabiltzen ditu, propioak eta beste batzurenak. Nabigatzen jarraituz gero gure cookien politika onartzen duzula ulertzen da.
Adi egon! Adi egon!

Iraila 2021

AL AR AZ OG OR LR IG
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Ez dago edukirik.

Itxi
PSE LEGAZPI

PSE-EE PSOE Socialistas Vascos

Berriak

partekatu  partekatu

  •   Texto acordado por los 4 grupos politicos municipales

DECLARACIÓN INSTITUCIONAL POR EL 8 DE MARZO, DIA INTERNACIONAL DE LA MUJER

CUIDADOS EN IGUALDAD. El papel de las mujeres durante la Pandemia y la Crisis Global de los cuidados

Vivimos una crisis multidimensional, sistémica, que se cruza e interrelaciona con otras crisis que ya venían de antes, como la ecológica y de cuidados. La pandemia del COVID puesto en evidencia reivindicaciones que desde mujeres se venían haciendo: la vida humana es vulnerable y profundamente dependiente del entorno humano, medioambiental y comunitario. Nada, debe de ser más importante que los cuidados, la matriz del sostenimiento de la vida, cuidados que se al extremo con la pandemia.

Hoy 8 de marzo, en el día internacional de las Mujeres, en este año marcado por la pandemia y su gestión, corresponde hacer un reconocimiento a la aportación de las mujeres a la lucha para combatir la pandemia y sus consecuencias en todo el mundo. La provisión de los cuidados ha recaído en las mujeres, tanto en los servicios públicos (sanidad, educación, servicios sociales, comercio y alimentación...) como en el interior de las casas, siendo ellas las que se han cargado mayoritariamente de muchos de los servicios que han resultado esenciales en esta crisis sanitaria y social. Incluso el reparto entre las mujeres se da de forma desequilibrada, por clase social, por racialización y estatus migratorio. mayoría de los casos se trata de trabajos en condiciones precarias.

Durante este periodo, las mujeres han sido las protagonistas, tanto en el ámbito sanitario siendo ellas la inmensa mayoría de las personas trabajadoras, como en el ámbito de los cuidados, asumiendo una mayor carga de trabajo en el hogar. Las mujeres realizamos una parte muy importante de los trabajos esenciales y dichos trabajos son fundamentalmente precarios.

Las mujeres migrantes son relegadas y forzadas a los trab los más esenciales, como trabajo doméstico y de cuidados. Todo ello sufriendo negación de derechos, injusticias laborales, y sufriendo algunas de ellas situaciones de violencia machista que tienen que dejar de ser invisivilizadas y atajadas de raíz.

Este desigual reparto, además de la sobrecarga y sus consecuencias sobre la salud y calidad de vida de las mujeres, también ha desvelado la debilidad del sistema de cuidados, profundizando en las desigualdades que ya venían e recaer la mayor parte de los cuidados en el ámbito familiar y de forma desproporcionada sobre las mujeres, tanto los no remunerados se atienden en lo público. Asimismo, la frente de familias monoparentales, mujeres que enfrentan situaciones de precariedad económica, las de colectivos vulnerables, las víctimas de violencia machista…) sufren en mayor medida los negativos efectos de la provisión de cuidados.

Por tanto, el reconocimiento social debe expresarse en forma de un férreo compromiso público para combatir las brechas de género Unas desigualdades que se manifiestan en desempeñan las mujeres en los servicios esenciales. Es tiempo de poner en su justo valor todos los trabajos de cuidado y avanzar hacia un modelo más corresponsable que genere más equidad y bienestar entre todas las personas. 

Los Ayuntamientos, somos la institución más cercana a la ciudadanía y estamos en primera línea para combatir la pandemia y sus consecuencias sobre las personas y comunidades, y es por ello que debemos desarrollar y liderar el impulso de las políticas públicas sobre los cuidados y su provisión, desde la corresponsabilidad pública y atendiendo a las diferentes condiciones e impactos en hombres y mujeres.

Las instituciones tenemos que seguir coordinadas y abrir vías para una efectiva y re participación de la ciudadanía en las decisiones públicas, en particular de los colectivos diversos de mujeres y del movimiento feminista.

Por todo ello, los Ayuntamientos de Urola Garaia comprometen a:

  1. Impulsar/liderar el debate desde un enfoque feminista basado en la centralidad de la vida y la corresponsabilidad social y comunitaria en el cuidado.
  2. Analizar con enfoque de género la situación y necesidades de los colectivos más vulnerables y los efectos de la COVID hacerles frente.
  3. Garantizar la incorporación del enfoque de género aprueben para paliar los efectos de la crisis del COVID en materia de programas de apoyo.
  4. Estudiar, promover recursos destinados a la corresponsabilidad para adecuarlos a las necesidades de las monomarentales y/o colectivos vulnerables.
  5. Apoyar a las redes comunitarias de cuidados
  6. Estudiar y articular soluciones viables para los servicios locales de de menores y personas dependien condiciones dignas y justas, para quien lo da, y para quien lo recibe.
  7. Incidir en los Planes de Igualdad municipales empoderamiento de las mujeres, la puesta en valor de los cuidados y corresponsabilidad de los hombres en los mismos.
  8. Reforzar y preservar el desarrollo de las políticas locales de igualdad y de la transversalización todas las políticas locales.
  9. Colocar el 8 de marzo la bandera feminista en apoyo y compromiso a la lucha de las mujeres
  10. Y a si mismo apoyar las acciones que se desarrollen en la reivindicación del 8M facilitando con todos los medios materiales, personales y de de las medias higiénico sanitarias de los actos que convoquen las asociaciones de mujeres el 8 de marzo.