Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Noviembre 2020

L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30
Cerrar
PSE GIPUZKOA

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Noticias

compartir  compartir

La actitud "unilateral" del PNV impide aprobar unánimemente, la moción que muestra la solidaridad a los refugiados de Moria

Maria José Telleria: "Después de más de un mes en el que Bildu y el PSE-EE dedicamos tiempo y esfuerzo a consensuar un texto, abierto desde el inicio a las aportaciones que el PNV quisiera plantear, pero, sobre todo, a establecer formas y maneras para la colaboración y el trabajo conjunto entre los miembros de la Corporación, el PNV no fue capaz de aportar la frase que decía faltaba a esa labor y utilizó el voto de calidad del Alcalde para despreciar el trabajo de los concejales de Bildu y el Partido Socialista"

Foto 1

 

En la comisión celebrada el 17 de setiembre, los grupos municipales de Bildu y PSE-EE presentamos sendas mociones, motivadas por la tragedia ocurrida en el campo de refugiados de Moria (Grecia). Aunque tuviera opción para ello el PNV no compartió ningún documento propio al respecto. Los textos presentados eran distintos, pero coincidían en el sentir y en el sentido de mostrar la solidaridad de Mendaro a las personas refugiadas y buscaban el compromiso del Ayuntamiento para atender su dramática situación a través de las políticas municipales.

La moción debía ser aprobada en Pleno, pero no habiendo más puntos que tratar ese mes, los tres partidos decidimos conjuntamente tomarnos el tiempo hasta la siguiente sesión plenaria para consensuar un único escrito que pudiera ser aprobado por unanimidad.

Bildu tomó la iniciativa y a través de correo electrónico, el portavoz de este grupo y la representante del Partido Socialista, Mari Jose Telleria, buscaron los puntos en común, reconocimos las aportaciones ajenas y acordamos sumar una partida en el presupuesto para acompañar a Zaporeak en su labor. El PNV estaba al tanto de las conversaciones, pero no realizó ninguna aportación, dejándonos hacer al resto.

Hasta que el mismo 29 de octubre, la misma mañana del Pleno, el Alcalde escribió planteando cambios en el escrito. “¿El argumento? (¿Excusa?) era que reconocer a Mendaro como municipio de acogida es imposible en cuanto que no existen equipamientos adecuados. La solución era tan simple como recoger en una frase el matiz, la concreción... que considerara necesaria y se le animó a hacerlo, pues como se explicó luego en el Pleno, hay otras muchas formas de demostrar esa solidaridad que ya había practicado antes el propio Ayuntamiento”.

Sin embargo, ni siquiera hizo eso y esa tarde, el Pleno municipal aprobó una moción de solidaridad con las personas refugiadas, con los únicos votos a favor del PNV. La moción finalmente aprobada introducía en el texto previamente consensuado por Bildu y el Partido Socialista, las modificaciones que el PNV, por cuenta propia, estimó oportunos, y que se negó a negociar con los demás partidos, forzando, a última hora, una votación dividida en un tema tan desgarrador en el que según nuestro entender la unanimidad del Pleno Municipal resultaba primordial.

Después de más de un mes en el que Bildu y el PSE-EE dedicamos “tiempo y esfuerzo” a consensuar un texto, abierto desde el inicio a las aportaciones que el PNV quisiera plantear, pero, sobre todo, a establecer formas y maneras para la colaboración y el trabajo conjunto entre los miembros de la Corporación, el PNV no fue capaz de aportar la frase que decía faltaba a esa labor y utilizó el voto de calidad del Alcalde para despreciar el trabajo de los concejales de Bildu y el Partido Socialista.

Por último, ha dicho que Mendaro es un pueblo “solidario” que ha sabido acoger y ayudar a gente en situación de necesidad.  Nosotras mismas hemos requerido la ayuda de otros pueblos y comunidades en épocas no tan lejanas. Sabemos apreciar el valor de la solidaridad entre las personas. En especial, en casos tan dramáticos como el que se da en Moria con los refugiados de guerra. Por nuestra parte no quisiéramos dejar pasar la oportunidad para insistir en nuestra determinación para luchar a favor de un mundo más igualitario y más justo. Entendemos que es una obligación moral compartida por todas y todos.