Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Junio 2021

L M X J V S D
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30
Cerrar
PSE GIPUZKOA

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Noticias

compartir  compartir

El Ayuntamiento de Arrasate contrata de nuevo, a Elurra para el servicio de recogida de animales

Foto 1
Víctor Fuentes, portavoz socialista del PSE-EE de Arrasate

El ayuntamiento de Arrasate ha adjudicado el servicio de recogida de animales abandonados y perdidos a la empresa “Residencia Canina Felina Elurra”, por un importe de 7.840,8 euros con IVA. El coste al mes, con IVA, es de 653,4 euros, al que hay que sumar el mantenimiento por día y perro de 4,90 euros con IVA.

El concejal de Obras, Servicios, Mantenimiento y Barrios, Víctor Fuentes (PSE-EE), ha anunciado que el Ayuntamiento de Arrasate ha vuelto a contratar el servicio de recogida de animales en la vía pública, que consiste en la recogida y cuidado de animales perdidos, vagabundos o abandonados en Arrasate. Un servicio que Elurra, empresa de Bergara, viene desempeñando desde 2017 ya que “es la única que cumple lo que le pedimos: servicio 24 horas, 365 días y recogida del perro en dos horas máximo”. La Protectora de Gipuzkoa, en los años 2014, 2015 y 2016, dio esta asistencia, pero al no poder ofrecer el servicio de recogida en la misma vía pública en el plazo de una hora, ni las 24 horas, ni los 365 días del año, ha sido, finalmente, Elurra la empresa adjudicataria del servicio de recogida de animales abandonados para este año.

Por otra parte, Fuentes tiene un objetivo “claro” y es el “sacrificio cero”, es decir, que no se aplique la eutanasia a los animales abandonados en Arrasate que ingresen en dicho albergue. Exceptuando la eutanasia por motivos de salud prescrita por un veterinario: siempre en caso de enfermedad en fase terminal que produzca un sufrimiento irreversible. “Los animales deben ser custodiados y debidamente atendidos el tiempo que dure su estancia, hasta que sean adoptados por una nueva familia”, ha ratificado.

Por este motivo, la primera labor de Elurra es realizar las gestiones necesarias para localizar y devolver al animal a sus dueños, y si no es posible, tratar de donarlo en adopción, “todos los que puedan”. “Entre los afortunados y que, tiene una larga lista de personas que están interesadas en adoptarlo”, está el perro que, en el mes de abril, fue maltratado “brutalmente”, rompiéndole las patas traseras e intentando ahorcarlo, por parte de un varón de 41 años. Sin embargo, ha querido recordar que hay otros muchos que siguen en el albergue de Bergara buscando una familia. Por eso, ha animado conocer a otros perros que están recogidos en la residencia Elurra, tras insistir en la importancia de concienciarnos en no abandonar a los animales y adoptar, en vez de comprar, alguna mascota.

Un perro rescatado y adoptado se entrega con la cartilla de vacunación al día, con microchip y castrado, lo que supone para los dueños un ahorro en gastos, ha señalado Fuentes quien también ha puesto en valor la importancia que tiene la adopción para una mascota que ha sido abandonada para rehacer su vida junto a una nueva familia. “Es una nueva oportunidad, una nueva vida, un hogar y una familia y el bien que les hace un hogar definitivo es incalculable”. En este sentido, ha dicho que, sin duda, la residencia Elurra, así como otras protectoras y albergues, muchas de ellas con voluntarios, están haciendo una gran labor recuperando del abandono y del maltrato a los perros y gatos abandonados.

Asimismo, el concejal de Obras, Servicios, Mantenimiento y Barrios ha explicado que, en el año 2020, se han recogido 16 perros, lo que ha significado una “notable diferencia” con respecto a años anteriores y la razón es, a su juicio, los meses de confinamiento por la pandemia de la Covid-19. Analizando los últimos seis años, en 2017 fue cuando más perros fueron abandonados, 47 en concreto; un año antes, 2016, 41 perros y a partir de esa fecha se ha ido reduciendo el número de canes que estaban en la calle sin hogar: en 2018, fueron abandonados 31 perros y en 2019, 23.

Además, ha explicado que de los 16 perros atendidos por Elurra, 11 tenían chip y 5 estaban sin chip. De estos 16, 12 fueron recogidos por sus dueños, 3 se adoptaron y uno tuvo que ser sacrificado por su mal estado de salud. Ha recordado, -para terminar-, que es obligatorio que los animales domésticos tengan un microchip identificativo, que es “como su documento de identidad”. Gracias a este dispositivo se puede localizar en caso de que se pierda y también ayuda a controlar su vida médica, es decir, si cuenta con todas las vacunas.