Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Febrero 2019

L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28
Cerrar
PSE GIPUZKOA

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Noticias

compartir  compartir

Susana García Chueca: "Los socialistas hemos logrado cerrar el capítulo más oscuro de nuestra vida institucional"

Hoy la mayoría del Pleno de las Juntas Generales de Gipuzkoa permite que siga la tramitación de la Norma Foral del Pigrug para gestionar con eficacia el residuo que genera este Territorio

1 / 2
Foto 1

La Portavoz del Grupo Juntero “Socialistas Vascos-Euskal Sozialistak” de las Juntas Generales de Gipuzkoa, Susana García Chueca, ha mostrado su satisfacción ante el resultado de la votación en el Pleno de la Cámara de Gipuzkoa que ha permitido que el Plan Integral de Residuos Urbanos de Gipuzkoa (Pigrug) 2019-2030 siga su tramitación, tras votar en contra de la Enmienda a la totalidad. Se trata del último trámite necesario para la aprobación de este plan de residuos en el mes de marzo y que tiene como principal objetivo lograr el 70% de reciclaje en 2030 en Gipuzkoa, cinco puntos por encima de la media que en su proyección plantea Europa. PSE-EE, PNV y PP (27) han votado en contra de las Enmiendas a la totallidad de EHBildu y Podemos para la devolución del Plan de residuos y 19 (EHBildu y Podemos) a favor.

La portavoz del grupo juntero "Socialistas Vascos-Euskal Sozialistak" de las Juntas Generales de Gipuzkoa, Susana García Chueca, ha asegurado, en su intervención, con orgullo, que el PSE-EE ha logrado cerrar, por fin, el capítulo más oscuro de nuestra vida institucional reciente. Y el diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, su equipo, con la colaboración de los técnicos del Ente Foral, lo han hecho con valentía, eficacia en la gestión de los residuos y capacidad de planificación para el futuro de Gipuzkoa.

Para García Chueca, el nuevo plan que se aprueba hoy va más allá de la prevención y de darle una salida al residuo no reciclable. La Norma Foral del PIGRUG es también una oportunidad para la lucha contra el cambio climático a través de una gestión de los recursos y de los residuos con una menor huella de carbono así como para el desarrollo sostenible y la creación del empleo verde.

El Pigrug se ha efectuado con “pleno respeto al ordenamiento jurídico vigente”, también recoge las Directivas europeas sobre economía circular, por lo tanto no incumple los principios y requisitos legales establecidos por la Unión Europea en materia de gestión de residuos. Es más, no solo se han tenido en cuenta y desarrollado los cambios normativos a nivel europeo, también se han planteado objetivos “más ambiciosos” que los fijados a dicho nivel.

Ha tachado a EHBildu, que ha presentado una Enmienda a la totalidad al Pigrug de “rábula”, es decir, un abogado que es indocto y charlatán, ya que critica la Norma Foral de Residuos, pero sin ser capaces de presentar ni un texto alternativo y tampoco, una Enmienda parcial. La coalición abertzale insiste en que tiene “su plan de residuos”, y aunque García Chueca ha dicho que no lo quiere poner en duda, les ha retado a que lo enseñen. “Ustedes siempre han dicho que tienen su `plan de residuos´ y no lo vamos a poner en duda pero, ¿alguien lo ha visto? ¿Por qué no lo enseñan? Porque hasta ahora lo único que sabemos es que están en contra de la incineración de 8:00 a 14:00 porque de 15:00 a 18:00 parece ser que planificaban una planta incineradora de 140.000 tns. Es más, su supuesto plan parece el `Santo Grial´”.

Ha reprochado a EHBildu que invite a la actual Diputación Foral de Gipuzkoa a hacer lo que la coalición abertzale hizo cuando gobernaba el Ente foral, es decir vulnerar la legalidad, “no hicieron otra cosa” y además, lo hicieron, “a sabiendas, con conocimiento de causa”, y a pesar de las advertencias del personal técnico. Este Gobierno foral y el Departamento que dirige el Diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, “lo tiene más que claro”. “Toda su actuación se ajusta escrupulosamente al imperio de la Ley”. Así lo demuestra las más de 35 cuestiones distintas de legalidad que se han presentado durante la tramitación de esta norma cuyo resultado, “en todas”, se ha determinado el cumplimiento de leyes y la “improcedencia” de las reclamaciones presentadas.

A Podemos, que también ha presentado una Enmienda a la totalidad al Pigrug les ha reprochado que “no son nadie para repartir carnets de legitimidad” porque todo el proceso llevado adelante por el Departamento de Medio Ambiente cuenta con toda la legalidad. Es más, le ha recordado que esta Diputación Foral simplemente ha cumplido la palabra dada hace cuatro años cuando lograron en las urnas una mayoría absoluta. “Si para ustedes es válido el argumento de quienes, contraviniendo las leyes al resolver el contrato de construcción de la anterior planta, cumplían el mandato de las urnas, -en referencia a EHBildu-,  tendrían que validar la legitimidad de la actuación de este gobierno que ha cumplido de cabo a rabo lo prometido a la ciudadanía con la mayoría absoluta de las urnas”.

También se ha referido a la Asociación “privada”, Gurasos que han intentado poner trabas  de forma constante a este proceso y cuyo único fin es de oponerse a la materialización de la Planta de Valorización Energética, como recoge en su artículo número dos de sus Estatutos. Buscan la participación, pero saltándose y obviando la voluntad popular libremente expresada en las urnas con “forzadas fórmulas de participación siempre y cuando, claro, las decisiones que adoptan los órganos legitimados para ello no coinciden con su intencionalidad política”.

Gurasos, “en ningún caso” quieren participar en la deliberación de un modelo de gestión a la normativa aplicable, sino eliminar la incineración como forma de tratamiento en contra no sólo de la Norma Foral 7/2008, sino también de las Directivas Europeas y de las propias Junas Generales de Gipuzkoa”.

Por último, ha asegurado que el PSE-EE y el gobierno foral querían que la planta de valorización energética hubiera tenido una gestión pública, pero por culpa de EHBildu y su pésima gestión en la Diputación Foral, en la anterior Legislatura, no sólo se “cargó” la financiación, también la credibilidad de este Territorio.