Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Julio 2020

L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31
Cerrar
PSE GIPUZKOA

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Noticias

compartir  compartir

Susana Garcia Chueca le resulta incomprensible no apoyar el proyecto de Cristina Iglesias en la Casa del Faro de la Isla de Santa Clara

Para el grupo juntero “Socialistas Vascos-Euskal Sozialistak” de las Juntas Generales de Gipuzkoa la intervención artística de la Isla de Santa Clara es una iniciativa de “gran interés”, tanto para San Sebastián como para “el conjunto del territorio de Gipuzkoa”. Es un proyecto en el que los socialistas creen, pero además apoyan como lo hacen con toda obra artística vasca y guipuzcoana, sin mirar el color del Ayuntamiento que lo impulsa.

Foto 1

 La portavoz socialista de las JJ.GG de Gipuzkoa, Susana García Chueca, en su intervención esta mañana en el Pleno del Parlamento de Gipuzkoa, sobre una Moción de EHBildu , ha asegurado que la escultura que se colocará en la Casa del Faro en la isla de Santa Clara tiene un “valor artístico” y su materialización, en este espacio, pone de manifiesto la capacidad que tiene el arte para “potenciar” el patrimonio, además de cuidar el paisaje “al máximo”, e incluir en que ese cuidado “sea permanente”.

    Ha destacado que esta intervención, que es “singular”, está impulsada por la “consagrada” escultora donostiarra, Cristina Iglesias, que tiene una “amplia” trayectoria escultórica y de obra expuesta en lugares públicos y que “consolidará el valor de la franja costera de Donostia como un escaparate de arte de proyección internacional”.

    “Estamos muy orgullosas y orgullosos de contar con una franja litoral enmarcada por tres grandes escultores: Eduardo Txillida, Jorge Oteiza y Nestor Basterretxea. Y podemos sentirnos más orgullosas y orgullosos de poder contar con una mujer, Cristina Iglesias, que forma parte de una nueva generación de artistas vascas de renombre y que goza de reconocimiento y fama internacional, en este siglo XXI, que es y tiene que ser, el siglo de las mujeres”, ha dicho. 

    También se ha preguntado “¿cómo no sentirse orgullosos de contar con una artista nuestra, y su obra, que nos invita a mirar a nuestro interior para promover reflexión y debate?, ¿cómo no apoyar la creación artística de nuestros creadores y creadoras y exponerla para conocimiento y orgullo del conjunto de la población de aquí y allí?”.

    Asimismo, ha querido destacar que la instalación de esta obra está ya consiguiendo que un lugar “común y público” como es la isla de Santa Clara se convierta en “más cercano”, pero manteniendo su singularidad ya que sigue siendo un lugar remoto, con lo que juega “a favor de la defensa” de este enclave. Es remoto, -ha dicho-, pero “no será inaccesible” ya que la artista mediante un audiovisual mostrará en un lugar público “accesible y gratuito, la experiencia de la visita, se mostrarán los detalles de la escultura y permitirá conocer los detalles de la pieza, la idea de la visita en barco, la historia del edifico y la naturaleza del entorno de la isla.

     Por otra parte, ha querido tranquilizar a aquellos que temen que este proyecto pueda provocar daños en el edificio. Les ha dicho que “todo lo contrario” ya que esta intervención permitirá recuperar la Casa del Faro que se encontraba deteriorada por el abandono de tantos años. Además, al ser una operación que se va a llevar a cabo únicamente en el edificio, el resto de la isla no se verá afectada por el proyecto escultórico.

   Susana García Chueca también ha querido enumerar los distintos procedimientos que se han adoptado por parte de las instituciones antes de poner en marcha este proyecto:

   Primero, desde un punto de vista patrimonial, esta iniciativa no contraviene las recomendaciones establecidas por el Consejo de Europa, el ICOMOS-Unesco o las Bases de Dublín, ni el Plan Nacional de Patrimonio Industrial del Ministerio de Cultura.

    Segundo, la Casa del Faro no está considerada Patrimonio Industrial y por lo tanto no va en contra de la Carta de Nizhny Tagil (2003) que se refiere exclusivamente a edificios declarados Patrimonio Industrial.

   Tercero, el Ayuntamiento de San Sebastián consultó tanto con el Ministerio de Fomento, propietario del edificio como con el Ministerio de Cultura antes de iniciar el proyecto elaborado por Jabier Lekuona que, -como exige la Ley-, estuvo exposición pública 60 días antes de ser aprobado definitivamente por la Autoridad Portuaria.  

    También ha querido defender la labor del equipo técnico que ha dado el visto bueno a este proyecto tras las críticas del juntero de EHBildu, Joxe Mari Carrere. Es el mismo que facilitó al alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre (EHBildu) cambiar de ubicación la Paloma de la Paz de Nestor Basterretxea a Sagüé, le ha dicho. 

      Por último, está convencida de que, aunque en Gipuzkoa no buscamos ser objeto de envidia y deseo, ya lo somos porque somos referentes en disciplinas culturales, sociales y humanas. Y por eso, para seguir siendo un modelo en el ámbito artístico, desde las instituciones no podemos más que seguir apoyando y fomentando proyectos como el que está diseñando Cristina Iglesias en la Casa del Faro de la isla Santa Clara.