Web gune honek cookieak erabiltzen ditu, propioak eta beste batzurenak. Nabigatzen jarraituz gero gure cookien politika onartzen duzula ulertzen da.
Adi egon! Adi egon!

Urria 2019

AL AR AZ OG OR LR IG
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31
Itxi
PSE GIPUZKOA

PSE-EE PSOE Socialistas Vascos

Berriak

partekatu  partekatu

Odon Elorza propone que un código ético fije nuevas obligaciones a los Diputados

El diputado por el PSE-EE de Gipuzkoa y candidato a la reelección ha señalado esta mañana, en el Congreso Internacional de Transparencia, que el Congreso necesita un Código Ético

1. argazkia

El diputado por el PSE-EE de Gipuzkoa y candidato a la reelección, Odón Elorza, ha reclamado este mediodía, en el Congreso Internacional de Transparencia, que se está celebrando en Málaga, un Código Ético que obligue a la publicación de las agendas de trabajo de los parlamentarios, la creación de un registro público de control de los lobbys o grupos de intereses, refuerce las declaraciones públicas de bienes y actividades y señale un manual de buenas prácticas en el desempeño de sus tareas.  

En su intervención, ha asegurado que mediante este registro se dará un importante paso para incrementar la transparencia en el proceso de toma de decisiones que se realizan en el Congreso. Son grupos que tienen acceso al Congreso y a los parlamentarios, recaban información, defienden su actividad o instan a cambiar la legislación que les afecta.  

Estos lobbys o grupos de interés desempeñan un papel “importante y legítimo” y ha reconocido que “son útiles” también para conocer el impacto que las leyes tienen sobre los ciudadanos y las empresas. Sin embargo, ha señalado que es importante que nadie influya en las decisiones que se adoptan en el Congreso a través de medios ilícitos.  

Asimismo, Elorza ha explicado, en la Ponencia sobre “El Parlamento y el Código Ético”, en que el Congreso debe contar con un Código Ético para reforzar las Declaraciones de bienes y actividades de los parlamentarios, regular los procedimientos internos de control para evitar conductas deshonestas o conflictos de intereses y señalar las buenas prácticas a seguir en el ejercicio del cargo público.  

Un Código Ético, -ha explicado-, significa un conjunto de principios, valores y reglas de comportamiento a cumplir por los parlamentarios que ha de incorporarse, como anexo, al Reglamento del Congreso.  

A su juicio, entre las buenas prácticas parlamentarias que debiera recoger el Código destaco la obligación de hacer publicas en el Portal de Transparencia de las Cámaras las Agendas diarias de trabajo institucional, la celebración de encuentros con la ciudadanía y colectivos por parte de los parlamentarios, conducta a seguir en los trabajos e intervenciones en las Cámaras, dedicación intensa a sus funciones, abrir a la participación ciudadana sus trabajos e iniciativas de modo inclusivo, accesibilidad física y tecnológica (en este caso mediante un blog) a los parlamentario por parte de los electores y una rendición periódica de cuentas, sobre la gestión realizada, a nivel general y en su circunscripción. 

El objetivo final del Código es prevenir la corrupción y ayudar a garantizar la integridad institucional. Se trata de conseguir un funcionamiento ético del Parlamento y un comportamiento íntegro y transparente de diputados y senadores para recuperar la confianza ciudadana y el prestigio de una institución que representa a la soberanía popular.