Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Mayo 2020

L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Cerrar
PSE GIPUZKOA

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Noticias

compartir  compartir

Maider Lainez, 20 años después del asesinato de José Luis Lopez de la Calle en Andoain, reivindica la fuerza de sus palabras

La Secretaria de Agrupación Socialista de Andoain ha dicho que nos sentimos huérfanos y echamos de menos las palabras de este intelectual vasco asesinado por ETA, al que no han conseguido silenciar, gracias a que es parte de nuestra memoria

Foto 1

La Secretaria General del PSE-EE de Andoain, Maider Laínez, ha explicado que la agrupación socialista se ha visto obligada a suspender el acto de homenaje y recuerdo que tenía previsto conmemorar mañana, con motivo de los 20 años del asesinato, a manos de ETA, de José Luis López de Lacalle. Ha sido la primera vez, desde el año 2002, que los socialistas no van a poder hacer la ofrenda floral en la escultura que le recuerda en esa localidad por las medidas de seguridad que se exigen por la pandemia provocada por el coronavirus.

Sin embargo, en un comunicado, ha señalado que, a pesar de no hacerlo físicamente, es importante para ella poder hacer llegar a la familia del columnista un mensaje de apoyo, junto al “mayor de los abrazos y besos” para su viuda Mari Paz Artolazabal, sus hijos, Aitziber y Alain y al resto de la familia, compañeros y amigos.

Ha reconocido que para “algunos” el que mañana se cumplan los 20 años tiene un mayor significado por tratarse de una “fecha redonda”; pero para Laínez, este 2020 se le va a echar más en falta porque este año los familiares, amigos y compañeros de López de Lacalle no van a poder fundirse en ese abrazo que “tanto reconforta y tanto une”.

Por otra parte, ha recordado que la “fuerza de las palabras” fue el gran patrimonio de José Luis López de Lacalle y que “tanto le caracterizó”. Sus palabras estaban marcadas por su gran fuerza “por defender públicamente lo que pensaba”. Era un “libre pensador” y ETA quiso arrebatar sus palabras “y así lo hizo hace 20 años”. Pero, no ha conseguido silenciarlo porque “ni la distancia, ni el tiempo” han logrado el olvido y hoy este intelectual vasco es “parte de nuestra memoria”.

Ha explicado que aunque no tuvo la oportunidad de conocer personalmente a López de Lacalle, gracias a conversaciones que ha mantenido con su familia y sus “muchos” compañeros, hoy sabe cómo era y cómo pensaba. Así, esa imagen de su cuerpo tendido en la calle, junto a su paraguas rojo y sus periódicos que ha quedado para la historia como el símbolo de la barbarie etarra,- y que “nunca” podrá olvidar-, ha dado paso a familiarizarse con la personalidad de un hombre, amante de las “largas” charlas, del debate y la confrontación de ideas, “siempre desde el respeto”. Pero también una persona valiente que defendía de forma “férrea” las libertades y que se caracterizó por su “rebeldía contra toda sumisión”, una actitud que le llevó a estar en la cárcel por su lucha antifranquista en la Dictadura de Franco

Asimismo, ha querido denunciar y mostrar el mayor de sus reproches a la violencia que hemos vivido durante tantos años y que no tenía ninguna justificación ni sentido. “¿Para qué? ¿Para qué han servido tanto dolor y tanto sufrimiento? ¿Para qué tantas familias destrozadas?”, se ha preguntado, para añadir a continuación que “ningún asesinato debió nunca producirse y ninguno ha tenido ni justificación ni sentido. Ya va siendo hora de que esto sea dicho por todas y todos, sin excepción, sin miedo ni complejos”.

Una vez más, ha pedido a las fuerzas políticas que no se olvide el “sufrimiento vivido” y que tampoco, “como algunos se empeñan”, se blanquee lo que ha ocurrido o “no llamen a las cosas por su nombre”. Mientras no hagamos una lectura de lo que ha ocurrido en el pasado “no podemos pasar página”. Entonces, cuando lo hagamos, podremos “mirar para adelante”, pensando ante todo en las “futuras generaciones” y construyendo una memoria “colectiva e inclusiva”, que tenga como objetivo lograr un “presente y un futuro en convivencia”.

Por último, la dirigente socialista ha advertido de que Euskadi no puede permitirse ser un “país sin memoria” porque eso sería como condenarnos a no tener un presente y un futuro. Así que fija la responsabilidad y el deber en los representantes políticos de todas las fuerzas políticas para no olvidar a las víctimas, a aquellos hombres y mujeres que fueron arrebatados de “forma tan injusta y cruel”; pero sobre todo, porque “se lo debemos”.