Este sitio utiliza cookies, propias y de terceros, para dar un mejor servicio. Si continuas navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.
No te lo pierdas No te lo pierdas

Septiembre 2019

L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30
Cerrar
PSE GIPUZKOA

PSE-EE PSOE Euskal Sozialistak

Noticias

compartir  compartir

El PSE-EE apuesta por un gobierno de acuerdos que priorice la justicia social, la igualdad y la convivencia

 Denis Itxaso apuesta por una Gipuzkoa más progresista, culta, mejor conectada y en lucha contra la crisis climática.
 “La estabilidad y el bien de Gipuzkoa requiere creer en el valor del acuerdo y dejar a un lado los intereses partidistas”.
 “Creer de verdad en el valor del acuerdo supone dejar en segundo plano la aritmética de los sillones”.

1 / 4
Foto 1

El primer teniente de Diputado General de Gipuzkoa Denis Itxaso, ha comparecido hoy coincidiendo con la acreditación del grupo juntero socialista en las Juntas Generales de Gipuzkoa. Itxaso ha considerado que “las elecciones del 26 M han dejado claro que si algo valoran los guipuzcoanos y guipuzcoanas es la estabilidad, la moderación y el acuerdo entre diferentes. El Gobierno de coalición ha hecho posible que en cuatro años Gipuzkoa haya superado una situación de parálisis y enfrentamiento, poniendo en marcha proyectos clave para su futuro y mejorando de forma sustancial el clima de convivencia”. 

“Este proyecto, que ha supuesto para Gipuzkoa un enorme salto adelante, fue posible hace cuatro años gracias al acuerdo entre el Partido Socialista y el Partido Nacionalista Vasco; un acuerdo entre partidos de distinta tradición política y personas que piensan diferente, pero que se ponen de acuerdo para gobernar. Un acuerdo hecho mirando a las necesidades de Gipuzkoa y al bien común de su ciudadanía, por encima de cualquier otra consideración”. 

“Los socialistas dimos ese paso, poniendo en segundo plano los intereses partidistas y la aritmética electoral, convencidos de que la Gipuzkoa del acuerdo reclamaba altura de miras y un ejercicio de generosidad. Éramos conscientes entonces, como lo somos ahora, de que quien encabeza la coalición obtiene mayor reconocimiento, y que con un cálculo exclusivamente electoral se corría el riesgo de salir perjudicados. Por fortuna, el PSE-EE ha crecido cerca de 4000 votos en los recientes comicios, a los que han acudido a las urnas 10.000 nuevos votantes, llegando al 17,1% de los sufragios y mejorando todas las previsiones demoscópicas, incluidos los sociómetros forales”. 

“Pero correr el riesgo y llevar a cabo un ejercicio de generosidad era necesario y lo hicimos. La Gipuzkoa del acuerdo es la Gipuzkoa que necesitamos y la que la ciudadanía nos reclama. Los socialistas seguimos creyendo que este ha sido y sigue siendo el mejor proyecto para Gipuzkoa y estamos dispuestos a trabajar para darle continuidad en los próximos cuatro años”.

 Pero que nadie se llame a engaño, la generosidad de los socialistas exige una justa correspondencia en términos de respeto y en términos de proyecto. Porque es el PSE y nadie más quien puede aportar esa estabilidad. 

En términos de respeto, desde el reconocimiento de lo que el Partido Socialista, sus votantes y los guipuzcoanos y guipuzcoanas que son y se sienten de izquierda representan, asimilando esta realidad desde el punto de vista cuantitativo, pero también cualitativo. Tomando en consideración la importancia que para Gipuzkoa tiene abrir un espacio de moderación y entendimiento, que contribuya a la estabilidad y la convivencia de nuestra sociedad. 

Correspondencia también en términos de proyecto o si se prefiere de programa. Hemos reiterado en nuestra campaña que nuestro objetivo es llevar a las instituciones las políticas de izquierda social en beneficio de la mayoría. Nuestro objetivo es hacer posible un gobierno foral con una agenda de izquierda a favor de las personas que no han salido todavía de la crisis, de la igualdad entre hombres y mujeres, de la convivencia en libertad entre diferentes, del rejuvenecimiento de nuestra pirámide poblacional, de atención para los mayores y de una Gipuzkoa más abierta, moderna, culta, mejor conectada y comprometida en la lucha contra la crisis climática. Es nuestro proyecto, pero es también el de la mayoría de las guipuzcoanas y guipuzcoanos, que son de izquierda y reclaman avances importantes en estas áreas. 

Todo ello debe traducirse en una coalición de gobierno concebido desde el equilibrio y la lealtad, buscando el bien común y el progreso de Gipuzkoa y renunciando a una exhibición de dominio que no aporta nada a la mayoría y puede dificultar el entendimiento.